Bundt de fresas con chocolate

Buenas tardes a todos. Hoy os traigo una receta recién salida del horno, pero es que estando en época de fresas, no me pude resistir a experimentar un poco. Hay combinaciones "clásicas" como son las fresas con nata, o las fresas con chocolate, no? Pues este es un bizcocho de uno de esos clásicos, de fresas con chocolate.
Siento no haber puesto fotos del corte, ¡¡pero no me ha dado tiempo!! ¡Cayó sobre la marcha!
Con esta receta participo en el CONCURSO que organiza el blog Cludia&Julia con Nordic Ware España y la revista Top Chef.

Bizcocho Caldoso

¡¡Feliz Lunes!! Si, se que es complicado empezar la semana con ánimo y una sonrisa, pero mejor empezar la semana con algo que al menos nos ayude a animarnos un poco, no?
Como podréis ver de las fotos de esta publicación, la receta de hoy viene del fantástico libro "Bicochos" de Webos Fritos. Pero es que cada vez que miro el libro encuentro otra receta que me apetece hacer. Ji,ji,ji... Así que ya quedas avisados, el libro es altamente adictivo!! Luego no digáis que no os lo he advertido.
La receta de hoy es muy sencilla, de estas de "poner todos los ingredientes, batir y listo". Pero es que queda ideal y jugoso. El nombre a este bizcocho le va que ni pintado.
Espero que os guste.

Bombones rellenos de "Giandujo Chispeante"

¡¡Buenos días!! Jueves, ya casi podemos oler el fin de semana ¿no creéis? No se a vosotros, pero a mi el fin de semana me huele a algo dulce... a chocolate!! Ji,ji,ji... Y que mejor que unos riquísimos y chispeantes bombones de chocolate y Peta Zetas para celebrar que ya se acerca el fin de semana.
En realidad estos bombones son solo mis primeras aproximaciones al mundo de los bombones. Los moldes que tengo son de silicona, y cuanto más los uso más manía les cojo, y más después de haber visto a David Pallás usando moldes rígidos de policarbonato. La gente piensa que es mejor usar los de silicona, pero os cuento porque a mi no me gustan: Si se hacen rellenos, como los de la receta que hoy os traigo, se pueden romper al apretar la cara externa para sacarlos de los moldes. Además, para hacerlos rellenos primero hay que hacer los que llama "camisa" y para eso hay que rellenarlos de chocolate y después darle la vuelta, entonces, con una mano se agarra el molde y con la otra, usando la rosquete se quita el exceso. el PROBLEMA es que los de silicona no se pueden coger con una sola mano, porque se doblan, así que imaginaros las "virguerías" que tengo que hacer para quitar el exceso de chocolate.
Esta receta es otra del curso de David Pallás y Rocío Arroyo, pero ellos hicieron las camisas en chocolate blanco. Ambas opciones quedan muy ricas, os lo aseguro.
Por cierto, os encantará la cara de la gente cuando nota el efecto chispeante de los Peta Zetas.

Green Smoothies (2ª semana) #30daygreensmoothiechallenge

¡Buenos días! Hoy martes, os traigo las recetas de la segunda semana del reto Green Smoothies de Simple Green Smoothies.  Una recetas muy curiosas, aunque no me termino de acostumbrar a alguna de las texturas.
La verdad, es que después de tomar uno de estos cada día si que noto la diferencia, me siento con más energías, y con más fuerzas. Vamos, mucho menos cansada.

Restaurante japonés Hito

¡¡Buenos días!! Hoy os traigo el relato de mi visita al restaurante japonés en Las Palmas de Gran Canaria: Hito. Es posible que muchos de vosotros ya lo conozcais, pero yo tengo que reconocer que aunque me gusta mucho la comida japonesa no conocía este restaurante, y eso que casi ya va a hacer un año que lleva abierto.
Os contaré una cosa curiosa del local donde está este magnifico restaurante, y es que hace años albergaba otro restaurante, también de cocina japonesa, que a mi me gustaba mucho la verdad. Parece que ese establecimiento, me refiero al número 4 de la calle Galileo, está predestinado a gustarme!! Ji,ji,ji...
Solo con pensar en la cena del otro día se me hace la boca agua. Disfruté como una niña pequeña.
El restaurante está situado en una pequeña calle que da directamente al paseo de Las Canteras, en un local no muy grande, pero sin duda no pequeño y acogedor. Tiene una decoración sobria, sencilla y nada recargada, cosa que es de agradecer. Yo destacaría dos cosas principalmente de la decoración: las grullas hechas de papiroflexia de color blanco colgadas en una zona del techo del local, y la colocación de las mesas, que para nada es agobiante. Aqui no tendremos el problema de cenar con tu pareja y sentir que estas en una mesa con personas a ambos lados, aunque sean gente de otras mesas supuestamente.
La música ambiental es eso: música ambiental, en su volumen justo. Es música clásica japonesa muy sencilla y muy sobria, nada de música "oriental-fusión", que ayuda a que mientras estés allí disfrutes de tranquilidad y calma para disfrutar de la comida.
El personal del local fue en todo momento muy profesional, pero muy cercano, explicando el contenido de cada plato según lo iban trayendo a la mesa. Además notamos una cosa muy curiosa, un ambiente entre ellos muy familiar y de colaboración a la hora de preparar la presentación de los platos, que nos llamó la atención. El como se daban consejos entre ellos, de como presentar cada comida.
Los dos pedimos agua para beber, lo mejor para no "ensuciar" el sabor y los aromas de la comida, y disfrutamos del menú degustación para dos personas, el cual desconocíamos que incluía.
Antes de empezar a cenar vimos la carta, sencilla pero con algunos platos curiosos, y nos comentaron que la salsa de soja era hecha por ellos, no comprada.Al probarla se notaba la diferencia con la "Kikoman" y otras comerciales, no resultaba nada salada y tenía un sabor curioso,
Uno de los detalles más llamativos de la presentación de los platos.
Primero no pusieron una bandeja con tres entrantes: ensalada de pepino, atún flambeado con tofu y bolitas de arroz con soja, setas shitaque y mantequilla. Los tres espectaculares, y eso que no me gusta el pepino. El contraste del atún con el tofu ideal, pero para mi, de esos tres entrantes me quedaría con las bolas de arroz, sencillamente espectaculares, ya que la soja no mataba el sabor de las setas, y tampoco el toque de la mantequilla.
Los entrantes.
El primer plato fueron una gyozas de pollo (una especie de empanadillas), con su correspondiente salsa. Me llamó la atención porque lo habitual es que sean de carne, y no de pollo. El punto de cocción perfecto, y el relleno con una textura mucho mas suave y cremosa de lo habitual. La salsa estaba buena, pero con su salsa de soja estaban aún mejor.
Salsa de soja y Gyozas.
El siguiente plato fue una torre de tempura de verduras, acompañado de unas tiras que al principio pensamos que era pan de gambas, sin embargo eran de arroz: unas tiras blancas fritas hechas de arroz, muy ricas, y perfectas para dar el toque a un plato tan "sencillo" como una tempura de verduras.
Tempura.
El tercero de los platos fueron teriyaki (pichitos de pollo) servidos sobre una hoja de plátano y también con una salsa oscura y densa. El pollo estaba muy bueno, sin embargo la salsa es lo mas flojo de toda la cena. Y lo único "flojo" en realidad. Se trataba de una salsa con un regusto a ahumado que no terminó de gustar.
Teriyaki.
Tras eso llegó el plato principal: sushi. Un plato espectacularmente presentado, hasta el más mínimo detalle, y nada escaso, compuesto por varios tipos de sushi, muy variados, y cada cual mas sabroso y sorprendente. Increíble la mezcla con aguacate de algunos, o con queso (tipo Philadelphia) que hacían que resultaran suaves y cremosos. Uno de los más sencillos, pero que sin duda sorprende, es el pez mantequilla servido con una finísima rodaja de lima al comerlo todo junto le da un toque fresco muy curioso.
¡Sin palabras!
Y entonces, llegó el postre... Que sin duda no os dejará indiferentes, porque es espectacular. Se trata de tempura de helado de vainilla con salsa de piña. Un contraste buenísimo, además aderezado con alguna especia. Dicho así, se resume lo que el postre conlleva, pero no os hacéis una idea de la cantidad de sabores, texturas y contrastes que engloba en plato en si.
El postre: ¡Espectacular!
El "centro" del postre es un delicioso helado de vainilla, no el clásico de los chinos de color amarillo que sabe a polvos, sino uno suave y nada empalagoso, recubierto de la tempura caliente y crujiente, con un toque de canela, que contrasta a la perfección con el frío y cremosidad del helado.
La salsa de piña tiene un toque ácido, que también de un toque fresco, y que al mezclarlo con el resto de sabores y texturas sorprende.
Sin duda, y se de lo que hablo, hacía tiempo que no me sorprendía tanto el postre de un restaurante. Es el plato estrella para terminar un comida exótica y tan fantástica como esta.

Tras este pequeño artículo, solo queda deciros que apuntéis este japonés en vuestra lista de restaurantes que visitar, porque os va a encantar. Nosotros ya lo tenemos en la lista de favoritos.
Y otra cosa, también interesante, es que hacen cursos de cocina que imparten los domingos por la tarde. Si os interesa solo tenéis que llamar y preguntar.

RESTAURANTE HITO
C/Galileo nº4 (Guanarteme) Las Palmas de G.C.
Tlf.928058289
Podeir encontrarlos en: 

Green Smoothies (1ª semana) #30daygreensmoothiechallenge

¡Buenos días! Hoy os hablo del fenómeno "Green Smoothies", al que últimamente me he aficionado.
Hace unas semanas descubrí el fenómeno de los Smoothies, que tanto se están poniendo de moda ahora. Lo descubrí por Instagram, y con ello conocí el blog "Simple Green Smoothies" elaborado por 6 personas, que tras notar los efectos de la "típica dieta Americana" probaron esto de los "Green Smoothies" (mezclando frutas y verduras) y gracias a ellos empezaron a notarse con más energía y vitalidad. (Esto es un resumen muy corto)
Pues ellas han propuesto un reto llamado "30 day green smoothie challenge", y se trata de tomarse cada día un Green Smoothie diferente, y supuestamente con ello notar la diferencia de nuestra dieta normal. Dos o tres días antes de que empiece la semana envían por email (a los que se hayan apuntado) una lista de la compra para toda la semana, y una receta para cada día de la semana.